Bienvenidos

MirandaGym es más que un gimnasio, es tu punto de encuentro.

Este proyecto nació en Septiembre de 1996 como un gimnasio en la Plaza de San Marino típico de los años 90. Un Gimnasio especializado en deportes de contacto, que además contaba con una pequeña sala de pesas y una zona para realizar actividades dirigidas.

Aunque ese gimnasio ya existía desde el año 1978, inicialmente ese gimnasio se llamaba Chong-Ma 2 y en el cuál Teresa Miranda (actual propietaria y cotitular del gimnasio) inició su andadura en esa época en el mundo de la actividad física y el deporte entrenando con Domingo Peláez Pérez (antiguo propietario). Algunos años después, ese gimnasio pasó a llamarse Gimnasio Iroi y no fué hasta Septiembre de 1996  que Domingo traspasó el gimnasio a Teresa.

El nombre del gimnasio también tiene su pequeña historia familiar: aunque Teresa Miranda sea la cotitular del centro, el nombre no viene por ella sino por su padre. Él nunca tuvo hijos varones y Teresa le puso Miranda al gimnasio para así hacer perdurar el apellido del padre.

Un gimnasio que poco a poco se iría volviendo pequeño y que obligó a crecer trasladándose en Enero de 2005 a la actual gimnasio de la calle Guasp, 58 ya como un proyecto común entre Teresa y su marido Luis Emilio Ramos.

Este carácter familiar ha sido siempre el centro de MirandaGym, un gimnasio de barrio que ha ido creciendo con la gente del mismo barrio. Un centro en el que han entrenado los padres y abuelos de los niños que disfrutan ahora de nuestras clases. Un centro por el cual han pasado varias de las generaciones de la gente del Coll d’en Rebassa.

Para MirandaGym el Coll no es un barrio, es un pueblo, es… nuestro pueblo y esa es la visión del gimnasio: nos gusta hacer pueblo y el trato familiar a todos nuestros usuarios.

Una filosofía que aprendió Teresa en sus inicios con Domingo Peláez: entrenando en un centro en el cual la idea de deporte de competición no existía, en ese grupo todos formaban parte de una familia. Y esa visión de la actividad física enamoró a Teresa haciendo que la quisiera reproducir y mantener en su propio centro, convirtiéndola en el eje central de MirandaGym.

Por lo que nuestra filosofía es que cada usuario tiene un nombre, una familia, una historia y en la que queremos formar parte. Nuestra máxima intención es que cada persona se sienta a gusto con nosotros, que poco a poco forme parte de la familia MirandaGym y que no vea el centro como un gimnasio sino como su punto de encuentro, como su segunda casa.

Para MirandaGym todo el mundo puede hacer actividad física, independientemente del nivel o de las características propias de cada persona. Nosotros no entendemos  de limitaciones ni de incapacidades, sólo de capacidades y de posibilidades de movimiento. Ofreciendo nuestras actividades desde los deportistas de élite que entrenan con nosotros (boxeadores, motoristas, tenistas, runners…) hasta las personas cuyo único objetivo es poder mejorar su calidad de vida a través de la mejora de sus capacidades de movimiento.